“LA HISTORIA DE MI BARRIO”

Este Barrio fue la principal realización, en Medellín, de la Compañía de Seguros y Urbanización.
Algunos lo atribuyen a Manuel J. Álvarez, tal vez porque fue su hermano quien lideró y fundó esta sociedad.

Antonio J. Álvarez C. fue el promotor y principal accionista de la sociedad de URBANIZACIÓN MUTUARIA registrada el 4 de Abril de 1914 en Medellín, firma constructora de los barrios Manrique, Restrepo Isaza y otros.

Su creación comienza en 1940. En 1932 sólo se habían desarrollado los barrios considerados como barrios obreros, entre ellos están: Pérez Triana hoy Manrique central nº 1 y 2, Campo Valdés nº 2 y Berlín que fueron impulsados por los denominados urbanizadores piratas, quienes de alguna u otra forma incorporaron el amarre a la malla urbana, previendo secciones viales, orientación de calles y carreras y lotes típicos.

Hasta 1949 sólo se había desarrollado aproximadamente un 10% de la zona con los barrios el Pomar, Campo Valdés nº 2 y Manrique oriental nº 2; para 1961 el crecimiento de la malla urbana alcanza un 40% de su territorio en donde se conformaron los barrios La Salle, Manrique Oriental y El Raizal; en 1978 se puede observar una conformación del 65%, con los barrios Las Granjas y Santa Inés; finalmente hacia 1985 los nuevos desarrollos se dan aislados ocupando áreas vacantes al interior de los barrios ya existentes.

En 1993 se amplió el perímetro urbano de la ciudad incorporando a la Comuna nº 3 Manrique los siguientes barrios: Versalles nº 2, La Cruz, Oriente, San José de la Cima nº 1, San José de la Cima nº 2 y María Cano Carambolas.

Se dice que Manrique nació con el tranvía…

sin lugar a dudas, este medio de transporte dinamizó el desarrollo del Barrio, aunque no explica su surgimiento.

Respecto al Tranvía, hay que recordar que la Compañía Urbanizadora celebró contrato con el municipio con el propósito de llevar el tranvía al barrio, contribuyendo para tal fin con una subvención en 1925 a Roberto Arango V. quien solicitó al Municipio de Medellín Veinte mil pesos oro ($ 20.000) y el préstamo de Treinta mil pesos oro ($ 30.000) más a un interés bajo en su tiempo para la construcción del ramal del tranvía al naciente “Barrio de Manrique”. Después junto con la compañía Urbanizadora del Norte, se fomentó la prolongación de la red del tranvía hasta los límites del Barrio Campo Valdés.

El Municipio de Medellín le prestó Cuarenta mil pesos oro ($ 40.000) para la construcción de casas para su barrio Manrique; le dio alguna suma para el establecimiento del alumbrado eléctrico y le prestó dinero para la distribución de agua en el mismo barrio.

En 1928 se adjudicaron casas a obreros en los recién creados barrios de Aranjuez y Manrique.
Entre este período (1925 -1928) se construyeron 63 casas y el Municipio otorgó algunos lotes localizados en Manrique, Aranjuez, Gerona y el corregimiento del Prado, de 249 a 489 cuadras.
En 1929 se habían construido y estaban habitadas ya 17 casas en Manrique.

La Sociedad Constructora cedió algunas fajas de tierra de su propiedad (16 mts de ancho) y compró otras para cederlas niveladas y perfiladas “sin costo para el Municipio”. De otra parte, estas sociedades construyeron el puente que permitió el paso del tranvía en la quebrada La Honda. De igual forma, la Sociedad contribuyó a financiar la instalación del alumbrado eléctrico con la suma de $ 1250 y $ 5 por cada lámpara que se instalara en el Barrio, y también colaboró a mediados de la década del XX en la construcción del Barrio Obrero de Manrique, por medio de la venta al Municipio de un terreno a 20 centavos la vara, cuando según Lisandro Ochoa valía 50 centavos, con plazo largo e interés módico para su cancelación. Además contribuyó en la construcción del templo de los padres carmelitas y de la escuela de Manrique donando terrenos de su propiedad.

No es difícil demostrar que las donaciones, subsidios y demás contribuciones de la Compañía al Municipio y al Barrio tenían importantes efectos positivos para los urbanizadores y en realidad eran una inversión. La intervención del Estado en infraestructura y en la extensión de la red del tranvía hasta estos barrios tuvo un papel fundamental en la consolidación y valorización del barrio.

En la década del 40, cuando la presión del tráfico automotor y de los buses urbanos era fuerte en contra del tranvía, y se esgrimía el argumento de que las vías eran angostas y el tranvía obstaculizaba su ampliación, el predecesor Brunner anotaba al respecto: “…Ahora, en cuanto al tranvía mismo, no entiendo bien las recriminaciones que se le hacen. A veces uno no sabe si se halla en un avión o en un tanque, pero por fin resulta siempre un tranvía que lleva rápido y barato a los barrios más apartados”.

Acerca del significado de la Carrera 45, anota el ingeniero Fabio Botero: “…Fue el eje Natural de Manrique, barrio de vigorosa clase media de Primer Grado, y hasta los años 60 – 70 todavía conservó su ambiente de ‘Calle del Tango’” .

En el año 1940 se construyeron tanques de agua para Manrique y otros barrios.

EN LA ACTUALIDAD…

la Comuna n.º 3 Manrique es una de las 16 comunas de la ciudad de Medellín, Capital del Departamento de Antioquia. Es un barrio enorme, una ciudad dentro de la ciudad, habitado por ciudadanos amistosos en su gran mayoría, de clase media, y epicentro histórico, paralelamente con el barrio Guayaquil, de la afición antioqueña por el tango.

En la Avenida Carlos Gardel de este barrio, la cual es la vía principal de la comunidad, y conocida en el argot popular simplemente como “La 45″, se desarrolla actualmente en 2010 un moderno sistema de transporte masivo “Metroplus”.

Es muy importante destacar, en alusión a la cultura histórica medellinense, que en Manrique se asienta el Museo Casa Gardeliana, uno de los símbolos históricos más importantes de Medellín, y en cuyo frente hay erigido un monumento al inmortal intérprete del tango donado por la república Argentina. Manrique y Gardel son unos de los íconos más representativos de la ciudad de Medellín.

Manrique es, por tradición, un barrio tanguero, popular por excelencia en esta ciudad.

EL NOMBRE “MANRIQUE” SE DEBE A…

El nombre de Manrique se lo dio don Antonio J. Álvarez en gratitud con el médico bogotano JUAN EVANGELÍSTA MANRÍQUE quien le había prestado sus servicios profesionales a él y su familia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: